miércoles, 25 de marzo de 2015

Nuestra primera carrera 10K

Que nervios, que ganas de que llegue. La primera carrera con Ardillita de 10 km. ¿Llegaremos a meta? ¿Ardillita se dormirá o por el contrario cantara por todo el recorrido en su idioma personal?

Cuando cumplí "los 30" hice una lista de viajes pendientes, de sueños alcanzables y de objetivos que siempre he tenido en mente a medio plazo. Todo ello para antes de los 40 claro... Edad temida por todas, en la que según dicen las amigas del Bosque, parece ser que se produce una metamorfosis al estado "free soul" (eso que ahora por internet se conoce como el lema yolo). Vamos que te trae al viento fresco muchas cosas que antes no. Pues bien, correr una carrera de 10K con Ardillita en su carro estaba en la posición 5 de la lista. Os contaré la cronología:


A FALTA DE 8 SEMANAS: Tranquilidad, queda tiempo

Comenzamos a preparar la carrera 2 meses antes. Intentando salir a correr 3 veces a la semana, pero logrando salir 2 veces. Las primeras semanas fueron de entrenamiento para ambas, yo entrenando mi brazo izquierdo para empujar el carro, y Ardillita creándose su rutina de comer pan, cantar un rato y dormir el resto del trayecto.

A FALTA DE 4 SEMANAS: Ligero nerviosismo, aún queda tiempo

Al principio tardaba en dormirse entorno a 14 minutos tras comenzar. Semanas después ella ya sabía que tocaba traqueteo y a los 8-10 minutos de empezar caía en un placido sueño.

Así fuimos creando una rutina placentera para ambas, en la que yo podía correr y Ardillita dormir su siesta mañanera del pastor a ritmo mummy-running.

ÚLTIMA SEMANA: Stress, No time

El tiempo fue pasando y llegó la última semana antes del gran evento. Tenía cierto nerviosismo y varias dudas. Una de ellas es que no sabía si Ardillita aguantaría una hora en el carro sin querer bajarse, pedir agua cada 5 minutos. O simplemente que comenzara el juego de llamarme y que la respondiera Ampa-Qué? Mampa-Qué? Mapa-Qué?... Y así unas 15 veces hasta que mi respiración comenzara a entrecortarse, me pusiera color azul y la carrera de 10 km peligrara por pasar a ser un paseo de domingo.

Otra duda fundamental era el postureo invertido: es decir, en vez de mostrar nosotras nuestra gran hazaña en redes sociales serían las redes sociales quien mostrarían a mama Cocodrilo con respiración tipo ronquido, cara entre azul y morado, empujando un carrito con Ardillita saludando, llorando o lo que fuere.

Pues creía ciegamente que no pasaríamos desapercibidas. Por lo que decidí hacer una técnica de disuasión muy vieja: decorar a tope de gama el carro, y poner a Ardillita en su asiento como cual princesa de Asturias saludando a sus súbditos.


CARRERA: Alcanzando el Nirvana...

¡Llego el día! Y cómo no, el despertador ¿sonó? ¡para nosotros no! ¡Nos dormimos! Fuera por el sueño interrumpido en varias ocasiones durante la noche con nervios propios de un examen, o fuera por ese cansancio crónico que no mejora hasta los 3 años de crianza -según mis expertas amigas de la Jungla- el caso es que se me salía el corazón del pecho. Rozando el paro cardíaco fui directa a por mi café con tostadas -la cafeína es lo mejor para estos casos de taquicardia- con la idea de desayunar lo mas "temprano" posible para evitar el vómito en pleno postureo en la carrera. Mientras Papá Oso y Ardillita se desperezaban en la cama sin mayor preocupación. Yo al ritmo del rayo preparé el carro de correr: inflando ruedas, colocando la almohada, saco con arnés de 5 puñeteros puntos, osito del ikea, manta, biberón de agua y aspito de urgencias.

Tras 45´minutos intensos de desayuno y preparación salimos de casa a toda pastilla en el coche, y como no, aparcar al llegar era misión imposible, que es lo mas lógico a 10 minutos antes de que empezara la carrera. Papá Oso nos dejó donde pudo, y como una histérica atravesamos medio andando, medio corriendo el parque donde se celebraba la carrera en busca de la salida. La cual encontré mal, muy mal ¡No, kaka! pues nos colocamos al principio de la cola de salida donde prácticamente estaban los corredores Etíopes olímpicos... Y claro ahí empezó el postureo, roja como un tomate, sudando ya por supuesto y con un carrito de bondadosas medidas intentando apartar a la gente para colocarnos al fondo de la cola (perdón, perdón, gracias, hola, perdón, me dejáis pasar? perdón, gracias...). Ardillita mientras tanto como mera espectadora, incluso diría que disfrutando del ambiente.

Al final heroicamente nos colocamos casi al final de la cola y "pum" pistoletazo de salida. Yo ya iba bien "calentita" por lo que no me supuso un problema no haber realizado ejercicios de calentamiento y estiramiento muscular.

La carrera comenzó, y al bajar la primera calle pudimos ver a Papá Oso con la cámara al cuello y cubriendo correctamente el reportaje. El recorrido nos lo conocíamos, por lo que en las bajadas disfrutábamos y en las subidas yo no tanto. Ardillita estuvo encantada, pues todo el mundo la saludaba y ella respondía. Iba mirando al resto de corredores, que al escuchar sus conversaciones en idioma propio se daban la vuelta y la saludaban. Fuimos disfrutando del día soleado, de las calles libres de coches, del calor de la gente animando, el postureo, sin duda, resultó ser mejor de lo esperado. No tuvimos que hacer ninguna parada de emergencia para avituallamiento de agua o pañales, y viví uno de esos momentos entrañables que siempre has querido realizar, compartir y que por fin se cumple, lo logras.

Al llegar a meta, en 1h y 2 minutos, baje a Ardillita del carro y cruzamos la línea de meta juntas. Como la primera de muchas más.

¿Habéis realizado alguna carrera o actividad deportiva con vuestro hij@? ¿Cómo vivisteis la experiencia?

6 comentarios:

  1. Esa es mi mama oso,espero vivir algun dia esa experiencia...eres una autentica campeona...

    ResponderEliminar
  2. " Pequeña" amiga del Bosque no lo dudes ni un momento.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena Ddm!!!! Sabía que lo conseguirías y con muy buena nota!!!, ahora... a por la siguiente!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, para llegar a tus tiempos me queda mucho por remar

      Eliminar
  4. Te he nominado al Premio Dardos. Puedes pasar por mi blog para recogerlo.
    Besos mil y ENHORABUENA!!

    ResponderEliminar